NUESTRAS
NOVEDADES

“El 2016 será un año con humedad abundante”
 
“El 2016 será un año con humedad abundante”
¿Qué puede esperarse en el 2016 en materia climática? Entrevista a Eduardo Sierra, especialista en agroclimatología, en el programa radial Rincón Tambero.
 


 
-¿Qué quiere decir que estemos en un "año Niño"?
-El Niño acentúa las condiciones climáticas. Las lluvias en un año Niño son exacerbadas. En este año 2015 que pasó, tuvimos una primavera muy lluviosa, inclusive con crecidas de los ríos. A comienzos de 2016, en enero, hubo una pausa en las precipitaciones y recién a mediados de febrero volvieron con fuerza, fenómeno que va a seguir a lo largo de marzo y abril.

-O sea que estamos frente a una evolución normal del clima, acentuada por la presencia de El Niño...
-Exacto, por más que nosotros nos sorprendamos con la cantidad de lluvia que hay, es lo normal en un año Niño. Tenemos que ser conscientes de que esta realidad nos plantea riesgos para fines de verano - comienzos de otoño con presencia de excesos hídricos. Cuando llueve mucho y no hay forma de que el agua drene, hay posibilidad de que los campos bajos se puedan llegar a anegar o a "encharcar". Lo más peligroso llegaría con el inicio del próximo otoño/invierno, porque va a haber entradas de aire polar bastante fuertes y los animales van a estar con las patas en el agua. Y eso sabemos que les genera mucho estrés y trae problemas en la producción.

-¿Tenemos que esperar un invierno frío entonces?
-Sí, este invierno será más frío que los últimos. A partir del 2007 -el año que nevó en Buenos Aires- comenzó una fase mala del clima, donde predominan las tormentas, vientos y granizo. Antes del 2007 teníamos un clima estable, donde tanto el Polo Sur como el Ecuador estaban tranquilos; ahora se volvieron locos los dos juntos.

-¿Cuándo llegarían estos frentes fríos?
-Hay una fecha típica que es el Día de la Cruz, que es el 3 de mayo, donde podemos prever entradas de aire frío fuertes. Hasta marzo seguirán las altas temperaturas, pero a partir de mayo, cuando a estos mismos fenómenos meteorológicos se les sume un frente frío desde Chile, es posible que las lluvias disminuyan porque va a haber menos humedad pero va a provocar un descenso térmico mucho mayor. Parece que en esta temporada el Polo Sur está muy activo, por lo que uno debería esperar que haya heladas.

-Usted dice que estos cambios climáticos son esperables, pero pareciera que las lluvias son cada vez más fuertes y las sequías más extremas...
-Sí, es verdad... estamos en un tiempo climático donde todo es muy adverso. Los Niños son muy erráticos y las Niñas son muy feroces. Les explico por qué: El fenómeno Niño se comienza a desarrollar próximo a la Semana Santa y tiene un período de desarrollo donde no se manifiesta mucho, hasta que llega la primavera y alcanza su pico máximo el día de Navidad, por eso se le llama El Niño. Después de Reyes se suele manifestar con alguna última tormenta y comienza una pausa.

-Pero este año llovió en verano...
-Sí, porque para comienzos de febrero se vuelve a activar y tiene su segundo pico para Semana Santa; después siguen algunas lluvias por abril y mayo. Ahí debería terminar el ciclo del El Niño, pero ¿qué pasa? Si fue muy fuerte, sigue teniendo acción residual todo el año siguiente. Y este año lo fue, por lo que esperamos lluvias fuertes hasta la primavera, es decir que no va a haber un corte abrupto.

-¿Eso significa que a partir de Semana Santa nos espera otro ciclo Niño?
-Nunca hay dos ciclos de años Niños seguidos, como sí sucede con las Niñas. Lo que puede pasar -y va a pasar este año- es que si El Niño fue muy vigoroso, debería de venir una Niña. Pero si consideramos la acción residual del Niño, La Niña casi no tiene efecto. Considero que si viene una Niña, comenzaremos a ver sus efectos recién en el verano del 2016. Es decir, sequías de enero más largas y precipitaciones de fines de verano - comienzos de otoño menores.

-Este 2016, entonces, seguiremos con las secuelas de este Niño vigoroso...
-Exacto, ya sabemos que el 2016 será un año con humedad abundante, posiblemente con heladas como el de 2013, donde desde mayo a octubre hubo riesgo de heladas... Hasta comienzo del verano del 2017 habrá disponibilidad de agua, pero a partir de marzo del 2017 seguramente veremos el nacimiento de una segunda Niña más problemática. A los años Niño vigorosos, le siguen normalmente dos Niñas y la segunda es la más complicada.
 


 
 







ABSA Nutrición Animal | Copyright ® 2010 - 2015 | Todos los Derechos Reservados