NUESTRAS
NOVEDADES

Para la Unión de Tamberos, la lechería volverá a crecer en 2018.
 
Para la Unión de Tamberos, la lechería volverá a crecer en 2018.
El presidente de la entidad aseguró que los productores han “tocado fondo” y sufrieron un “nocaut” con las inundaciones. Estimó que la producción este año caerá un 20 por ciento.
 


 
El presidente de la Unión General de Tamberos (UGT), Emiliano Amondarain, estimó que una eventual recuperación de la lechería recién se podrá lograr en 2018, siempre que haya condiciones que incentiven la actividad.

"Hay que buscar alguna salida en el mediano plazo a través de herramientas de financiamiento para poder dar respiro y volver a poner la máquina productiva en funcionamiento. Han cerrado muchos tambos en el último tiempo y hemos tocado fondo este año", aseguró Amondarain en diálogo con La Once Diez/Radio de la Ciudad.

Según este dirigente, este año la producción nacional de leche caería en torno al 20 por ciento y su expectativa para 2017 es que haya una meseta o crecimiento leve. "Recién vamos a despegar en 2018", puntualizó.

Amondarain comparó la situación actual de la lechería con lo que sucedió con la ganadería en los años 2008 y 2009, cuando comenzó la liquidación de vientres y faena de animales que achicó de manera muy fuerte el stock de cabezas en Argentina.

Ahora, con incentivos, posibilidad de exportar sin trabas y ante una demanda sostenida, es el sector con más horizonte de expansión y los tamberos creen que puede suceder lo mismo con la lechería.

Pero para eso, Amondarain reclamó herramientas de financiamiento de mediano y largo plazo, "para dar un poco de respiro y poner la máquina productiva en marcha nuevamente".

Según el presidente de la UGT, hay que tener en cuenta que este año "se juntó un cóctel que muy pocos pueden aguantar". Mencionó el aumento de costos provocado por la quita de retenciones al maíz pero fundamentalmente la situación climática, por las inundaciones, que "ha pegado en situación de nocaut".

"Si llueve mucho, la alfalfa bajo agua se pudre, no hay pasto, se encarece la producción y se dificulta la posibilidad de continuar. Cuando uno pierde alfalfares o pasturas, pierde hasta el 50 por ciento de la inversión", precisó Amondarain.

Y completó: "Hemos tocado fondo durante este año pero tenemos grandes expectativas de que a partir del año próximo se generen herramientas virtuosas para que la actividad florezca".
 


 
 







ABSA Nutrición Animal | Copyright ® 2010 - 2015 | Todos los Derechos Reservados